Ateos, pero guadalupanos: a propósito del 12 de diciembre

A propósito de los festejos religiosos en honor a la virgen de Guadalupe, en esta fecha probablemente la noticia más escuchada en México es la cancelación de la tradicional peregrinación a la Basílica de Guadalupe debido a la pandemia de coronavirus.

Fuente: El Heraldo de México

Durante la primera década de 2010, los periódicos reportaban el descenso sostenido del número de peregrinos a la Villa, con motivo de la adoración de la virgen guadalupana, sin embargo, entre 2012 y 2018, precisamente en el sexenio de Peña Nieto, la cantidad de fervorosos visitantes rompió las expectativas pasando de más de 5.4 a 10.6 millones.

Elaboración propia.

Cabe preguntarse, cuál será la evolución de esta peregrinación en la administración de López Obrador considerando la hipótesis de que el ascenso de ideologías seculares en la esfera política suele mermar la identificación con las ideologías de corte religioso. Por lo pronto, solamente en el 2019, el número de peregrinos registrado en la celebración fue de 9.8 millones de personas y para 2020 el número oficial será "cero".


Contrario a la presuposición de que todos los mexicanos son guadalupanos, los datos recientes demuestran que para 1 de cada 5 mexicanos la Virgen de Guadalupe no tiene un significado trascendental. Esto es, mientras que 96% afirmó creer en Dios y 86% en el Espíritu Santo, solo 80% dijo creer en la virgen. Este detrimento es aún más pronunciado en la región Pacífico sur y Sureste del país donde casi 30% de la población se muestra renuente a la creencia guadalupana. Dice Roberto Blancarte, respecto a estas cifras: estamos hablando de más de 20 millones de mexicanos que "nunca le han rezado a la virgen para pedirle un favor" y que suelen ser invisibilizados por políticos y religiosos "en el afán de seguir identificando a nuestra nación con el guadalupanismo".


Por supuesto, creer en la Virgen de Guadalupe es una acción asociada con la religión católica: 93% de los católicos confirmaron también su creencia guadalupana y, por el contrario, esta convicción es prácticamente inexistente entre las otras religiones del campo mexicano, es decir, entre los bíblicos o evangélicos. Lo particularmente interesante es que el segundo grupo, después de los católicos, con más aceptación hacia el símbolo católico se encuentra entre los sin religión: 1 de cada 4 sin religión (25%) cree en la Guadalupana, cumpliendo con ello con la famosa frase a modo de sarcasmo: Ateo, pero guadalupano.


Posdata: Me comparte un querido colega la noticia de que la virgen apareció en el pavimento de una calle del municipio de Nezahualcóyotl. No es de sorprender que con la prohibición del fervor concentrado en un solo punto, en esta ocasión se incremente el número de apariciones en cualquier lugar del espacio mundano. Los mexicanos somos expertos en encontrar lo sagrado en el piso del metro, en una tortilla, un árbol, o en cualquier desgracia resignificada como lección moral.

89 vistas0 comentarios
Especialistas
Conoce a los especialistas en el estudio del fenómeno religioso que escriben en el blog del #LOFRSC 
Ciclos
Encuentra todas las conferencias de nuestros ciclos anuales y los diálogos sobre novedades editoriales desde el 2016
Blog
¡Cada semana encuentra nuevas entradas de especialistas invitados! 
Comenta y comparte en tus redes sociales
Invitaciones
Encuentra invitaciones y convocatorias sobre los estudios del fenómeno religioso y ¡envíanos la tuya para publicarla!

#LOFRSC

  • Facebook
  • Twitter
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon