Brujo Tour

Actualizado: ene 13


Bailarina que representa a Yemayá e interactúa con el público. Callejón de Hamel, La Habana, Cuba, febrero, 2019. Fuente: https://www.facebook.com/DannyGlezLR/photos/a.1804440246527820/1998653390439837/?type=3&theater

El Callejón de Hamel


Una de mis visitas obligadas en la Habana es el famoso y emblemático Callejón de Hamel, situado en una pequeña calle de 200 metros en el barrio de Cayo Hueso, Centro Habana y que hoy se coloca en Trip Advisor y en diversas agencias de viajes y promotores turísticos como parte de los atractivos importantes de la ciudad. Este espacio nació en los años 90 como un proyecto comunitario y en él se exponen diversas obras del pintor cubano Salvador González Escalona, muchas de las cuales están inspiradas en deidades y elementos relacionados con el universo religioso afrocubano, especialmente con la santería y el palo monte. Hay también un transformación de objetos en lienzos o dándoles otros usos, además de esculturas de material reciclado.


Detalle. Callejón de Hamel, La Habana, Cuba, abril 2010. Foto: Nahayeilli Juárez Huet

Las paredes que delimitan este callejón además de estar plasmadas con poesía y pasajes literarios, contienen muchos referentes pertenecientes a un mundo religioso que a pesar de haber sido alguna vez perseguido y castigado, hoy se erige como un emblema de cubanía, y desde finales de los años 90, como un atractivo turístico. Todos los domingos, en este colorido y concurrido callejón hay rumba, con música y baile en vivo en la que los orisha (deidades de culto en la santería) son escenificados en los performance de bailarinas y bailarines que a ritmo de los tambores deleitan a la concurrencia. Tal como se ilustra en el video a continuación en el que podemos apreciar un perfomance de Changó, la deidad del trueno y el fuego. Cuarto rey de Oyó. (Fuente: Video de la página oficial en facebook del Callejón de Hamel, 2 de julio de 2019 https://www.facebook.com/DannyGlezLR/videos/710399059419237/)



El promotor cultural estrella


Lo que más disfruto de este espacio son las conversaciones y andanzas con Elías, uno de sus principales promotores culturales, a quien conocí en 2003 gracias a una querídisima amiga, también antropóloga y estudiosa de estas religiones. A él le gusta vivir en este barrio porque “ahí está todo, toda la acción”. En 2020 cumple 25 años de trabajar en este callejón, una experiencia luego de la cual constanta que “si aprendes a dominar el callejón puedes trabajar en dónde sea” hay mucho quehacer, él tiene que supervisar a todo el “personal”. Es un proyecto comunitario en el que “hay varios jóvenes que andaban en ‘malos pasos’ pero aquí recomienzan un camino con otras oportunidades gracias al turismo y a la gente que nos visita” -afirma-. Éstos jóvenes, junto con empleados de agencias de turismo, son parte de lo que Elías denomina “cadena de profesionales en atención al mundo espiritual con origen africano”. A este Callejón me señala este interesantísimo interlocutor, “lo mismo vienen artistas que escritores, malandrines, intelectuales, vendedores, jineteros, antropólogas (risas), en fin...”, una variedad amplísima de gente de todo el mundo. En efecto, nuestras conversaciones siempre son intermitentes, cada cinco minutos alguien más irrumpe la escena, Elías los saluda en francés, inglés o español, según su país de origen. Si alguno muestra interés en las obras de González Escalona, explica los referentes del universo religioso presentes en las mismas, en algunas ocasiones Salvador anda por ahí y saluda a la gente. Elías siempre tiene algún comentario o broma que rompe el formalismo con los visitantes y nos roba risas por su jiribilla.


Luego de más de dos décadas, este promotor, dedicado al estudio de las religiones afrocubanas, con una biblioteca que contienen joyas que ya no se consiguen, y a quien le llegan siempre las últimas novedades editoriales nacionales e internacionales sobre el tema y de manos de los propios autores, ha adquirido un conocimiento muy apreciado en el turismo cultural, acrecentado por su propia experiencia etnográfica. Conocimientos referidos en su llamado “brujo tour”, instaurado a principios de los años 2000. Dicho tour incluye visitas a algunos puntos emblemáticos de la ciudad y hace referencia a símbolos sagrados vinculados al universo afrocubano, especialmente a sus religiones.


Durante el mismo, hace mención por ejemplo a la Ceiba, un árbol sagrado que uno puede encontrar en edificaciones como el Templete, situada en la Habana Vieja y a la que la gente acude cada 16 de noviembre, fecha de aniversario de la ciudad, para darle tres vueltas alrededor y pedir un deseo. Se dice que esto es una tradición que denota la raíz africana, específicamente yoruba, en la historia y cultura de Cuba. Elías explica que “este árbol es considerado la casa de los espíritus y de los orisha [deidades de la santería], pues los africanos traídos a la Isla lo identificaban con el Baobab, un árbol similar a la Ceiba…” y es que para entender las diferentes religiones afrocubanas “santería, reglas de palo monte, arará, abakuá, uno debe entender su comunión con las fuerzas de la naturaleza.”

Ceiba. Árbol sagrado en la mitología afrocubana. Parte del Brujo Tour, Centro Habana, Cuba, abril de 2010. Foto: Nahayeilli Juárez Huet

El tour siempre ha incluido la visita a la casa de los iniciados en santería y palo monte. En el Tour de 2010 por ejemplo, en la casa de un palero (iniciado en el palo monte), explicaba a un grupo de 15 personas que venían de Estados Unidos:


“Si pueden ver, él no es negro, es blanco, y es abogado. Él recibió esta herencia de su abuelo y es de Matanzas. Estas reglas de palo monte vinieron de Congo…por eso hoy las ceremonias de palo son cantadas en español mezcladas con algunas palabras en la lengua kikongo. En la santería usan la lengua yoroba, que proviene de los esclavos yoruba que trajeron en grandes cantidades a Cuba a finales del siglo XVIII y siglo XIX.”


A través de este recorrido los visitantes conocen no sólo a los devotos de estas religiones sino también la materialidad de su religión. Además de los orisha de la santería, o las bóvedas de los espiritistas, se muestra la llamada prenda o nganga utilizada en el Palo Monte, un receptáculo en forma de caldero: “aquí -explicaba Elías a los turistas- se rinde culto a los espíriitus de los muertos. En las reglas de palo monte se usan las fuerzas de la naturaeza (npungus) para dar fuerza a los espíritus de los muertos que se supone habitan en estos calderos…ellos también tienen nombres […] como Siete Rayos [que equivale a] Changó en la Santería; Lucero Mundo que es como Eleguá en santería…."


Prendas de Palo Monte. Casa de palero en Centro Habana. Parte del brujo tour, julio, 2013. La Habanas, Cuba. Foto: Nahayeilli Juárez Huet


Elías agregó: "Tienen como en la santería sus oráculos, [medio de comunicación con los humanos]...La santería se usa para resolver problemas. Aunque en Cuba se dice que en las Reglas de Palo Monte las respuestas las recibes más rápido que en la santería. Hay sacerdotes que no se dedican completamente a esto, como el abogado [cuya casa visitaron en el tour]…”. Estas visitas abren la posibilidad de que los iniciados que manejan los oráculos puedan dar consultas a los visitantes por su propia cuenta. La mayor parte de los santeros, babalawos y espiritstas que conocí en este recorrido refirieron siempre tener ahijados en México que conocieron justo en este tour. No es nada nuevo que santeros y babalawos vivan de la religión, sin embargo no se puede negar el impacto que el turismo religioso ha tenido para propiciar nuevas oportunidades que les permiten hacerse de recursos extra y en moneda extranjera o salir de la Isla.


Turismo religioso y cultural para "resolver"


En estos tours las personas pueden tomar fotos y hacer preguntas. Por ejemplo uno de los visitantes de este mismo tour que hice en 2010 señaló, que ellos tenían la imagen que la gente que practicaba estas religiones lo hacían en la naturaleza. Elías explicó que la santería y el palo monte son un modo de condensar la naturaleza y de tener esa energía en su casa, pues la gente no lleva a cabo sus rituales o prácticas en Iglesias sino en sus propios domicilios en donde establecen sus templos. Y así, en cada uno de los puntos de interés de este interesante tour, el cual puede incluir la Iglesia de la Caridad del Cobre, el Museo de los Orishas de la Asociación Cultural Yoruba de Cuba, el panteón Colón, casas de babalawo, santeros y paleros, el Parque Almendares entre otros, hay siempre algo interesante qué aprender.


En mi última visita, en noviembre de este año y en compañía de mi querida amiga y colega, durante nuestro acostumbrado ritual de saludo con Elías y el cual implica entre otras cosas intercambiar nuestras novedades profesionales entorno a nuestro añejo interés común -las religiones afrocubanas- Elías nos comentaba la marcada baja en la afluencia de turistas a la Isla, en comparación con la era de Obama, cuando se relajaron las restricciones para el turismo estadounidense y las medidas del bloqueo, lo que permitió que este tour gozara de su mayor número de visitantes desde su instauración.


En efecto, en medio de los festejos de 500 años de fundación de la bella Habana, con una fiesta de fuegos artificiales y una amplia diversidad de eventos culturales, las consecuencias del endurecimiento al bloqueo que ejerce el gigante insaciable de América Latina y su polémico y berrinchudo presidente, varios nos vimos afectados por la suspensión de vuelos (ya comprados) de Cubana de aviación en el último minuto y días después por Aviacsa debido a la imposibilidad de arrendar aviones y el servicio de proveedores ante las nuevas sanciones. En esos días, el transporte se complicó muchísimo, había una notable escasez de gasolina, y se había perdido (término con el que se refiere la escasez de un producto en la Habana) la pasta de dientes, el jabón, las medicinas… En la televisión se anunciaban la víspera del “Encuentro Antiimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo” cuyo propósito era que distintos sectores “y fuerzas de izquierda” busquen estrategias para enfrentar la actual ofensiva del imperialismo en la región.


Con todo, el turismo aún no está aniquilado y lo afrocubano sigue vendiendo. Otras opciones han proliferado en los últimos años, incluyendo algunas de las plataformas más famosas, como Airbnb, que ofrece como parte de sus atractivos experiencias ligadas a la cultura afrocubana. Elías sigue haciendo sus tours, sobre todo grupales. Este espacio es su barrio y su lugar de pertenencia, conoce muy bien el teje y maneje de este entorno y se inserta en amplias y distintas redes. Su capital social y cultural en torno a la cultura afrocubana se traduce en recursos de muy diversa índole. Inventar y “resolver” para sobrevivir, ha sido parte de la dura vida cotidiana en Cuba desde hace ya muchos años. El capital social resulta nodal. Los orisha, muertos y espíritus son también parte de esta amplia red fundamental para sobre-vivir.




Especialistas
Conoce a los especialistas en el estudio del fenómeno religioso que escriben en el blog del #LOFRSC 
Ciclos
Encuentra todas las conferencias de nuestros ciclos anuales y los diálogos sobre novedades editoriales desde el 2016
Blog
¡Cada semana encuentra nuevas entradas de especialistas invitados! 
Comenta y comparte en tus redes sociales
Invitaciones
Encuentra invitaciones y convocatorias sobre los estudios del fenómeno religioso y ¡envíanos la tuya para publicarla!

#LOFRSC

  • Facebook
  • Twitter
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon