Cuando lo inesperado estimula la curiosidad investigadora

Actualizado: ene 14

Hace unos meses recibí la llamada de la estación de radio francesa France Culture para entrevistarme en relación a las elecciones al Congreso de los Diputados que se iban a celebrar en España a los pocos días (28 abril de 2019). En concreto, la periodista quería hablar conmigo sobre la fuerza del movimiento feminista en España, así como de la reacción (ultra-)conservadora proveniente de los dirigentes de la derecha y ultra-derecha política. Más aún, la periodista francesa quería conocer el rol de la Iglesia católica en este contexto, su peso en la vida política y social del país y su influencia en las elecciones.


Pese a mis dudas iniciales, decidí aceptar la entrevista. Quedamos que la grabaríamos al día siguiente. Como socióloga juiciosa, me puse a recabar datos sobre los temas que me habían anticipado que abordaríamos. Además, dado que hace unos años que ya no resido en el país, sentía que necesitaba aún más buscar evidencia de lo que eran percepciones personales para poder apoyar mis argumentos. Puesto que en España no existe registro oficial sobre identificación o afiliación religiosa, tenemos que basarnos en encuestas oficiales realizadas de manera periódica en las que se pregunta a los participantes sobre su auto-identificación y práctica religiosa (medida esta última como la frecuencia de participación semanal en servicios religiosos). En ellas encontré que mientras que en 2001 un 82% de la población española se identificaba como católica y sólo un 12% se consideraba “no creyente” o “atea”, en 2019 las cifras habían pasado a representar 67% y 27%[1] respectivamente. Con estos datos, parece evidente que la religión católica ha perdido peso en la sociedad española.


Sin embargo, quería poder ofrecer algún dato más que me sirviese para mostrar la pérdida de peso de la Iglesia católica como institución reguladora de la vida de las personas. Así que me dediqué a buscar datos sobre la proporción de matrimonios heterosexuales civiles respecto a los matrimonios celebrados por la Iglesia católica y sobre la proporción de bebés nacidos dentro y fuera del matrimonio. Podríamos decir que estos dos son indicadores estándares que sirven para aproximarnos al peso de la iglesia en la toma de decisiones en la vida personal de la población.


Y he aquí mi sorpresa: la ratio de matrimonios heterosexuales celebrados por el rito católico y aquellos por ceremonia exclusivamente civil se había invertido en tan solo 22 años, entre 1996 y 2017, pasando de representar el matrimonio celebrado por la Iglesia católica el 77% del total de matrimonios heterosexuales celebrados en 1996, frente al 23% de los civiles, a representar el 26% y el 74% en 2017 respectivamente[2]. Los matrimonios celebrados según otras religiones en ningún caso exceden el 0,7% del total de matrimonios heterosexuales.


Elaboración propia a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística.

Pese a seguir de cerca la actualidad política, social y religiosa española, y pese a ser conocedora de las transformaciones religiosas acaecidas en el país desde la transición democrática, estos datos me produjeron una gran sorpresa y generaron en mí una gran curiosidad. Pese a ser consciente de que la iglesia perdía relevancia en este tipo de celebraciones, no esperaba que la proporción fuese a invertirse en un periodo tan breve de tiempo. Las cifras de bebés nacidos fuera y dentro del matrimonio también indicaban una tendencia cambiante similar, si bien el ritmo de cambio era más lento. En el año 2000, el 82% de los y las bebés nacían de madres casadas, mientras que en 2017 esta cifra descendía al 53%.


En todo caso, todas estas cifras confirmaban y reforzaban la sospecha de que la Iglesia católica continúa perdiendo peso y relevancia en la vida de las generaciones jóvenes de españoles y españolas. Este hallazgo fortuito de la fuerza del cambio social y religioso acaecido en España en los últimos años me generó nuevas preguntas y un anhelo de conocer en mayor profundidad los motivos que han llevado a esta fuerte pérdida de legitimidad de la institución eclesial. Parece claro que los casos de abuso sexual recientemente sacados a la luz, así como los cursillos para “sanar” o “reeducar” a homosexuales destapados por medios de comunicación en los últimos meses son parte de la incógnita. Pero mi afán por adquirir mayor claridad sobre el cambio me dice que hay algo más detrás de esta tendencia, ya sea simplemente pura indiferencia, rechazo activo por convicción feminista, o un millar más de razones que una parte importante de la población española pueda esgrimir.


Pese a mi reticencia inicial a ofrecer esa entrevista, finalmente resultó ser muy interesante realizarla y además despertó mi curiosidad hasta tal punto de que ya estoy pensando que mi nueva investigación podría ser sobre las razones y motivos por los que las nuevas generaciones optan por casarse dentro o, principalmente, fuera de la iglesia.


[1] Según datos del Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas: www.cis.es


[2] Según datos del Instituto Nacional de Estadística: www.ine.es

Especialistas
Conoce a los especialistas en el estudio del fenómeno religioso que escriben en el blog del #LOFRSC 
Ciclos
Encuentra todas las conferencias de nuestros ciclos anuales y los diálogos sobre novedades editoriales desde el 2016
Blog
¡Cada semana encuentra nuevas entradas de especialistas invitados! 
Comenta y comparte en tus redes sociales
Invitaciones
Encuentra invitaciones y convocatorias sobre los estudios del fenómeno religioso y ¡envíanos la tuya para publicarla!

#LOFRSC

  • Facebook
  • Twitter
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon