Gracias por voltear a ver lo que no brilla

#NovedadesEditoriales #VidaReligiosa

Hace unos días se presentó en Aguascalientes el libro de María Eugenia Patiño “Religiosas católicas en la ciudad de Aguascalientes. Una mirada sociocultural desde los relatos de vida” editado por la Universidad Autónoma de Aguascalientes y tuve la suerte de estar ahí.


La presentación de un libro es siempre una fiesta para los académicos que tenemos el gran privilegio y responsabilidad de escribir sobre nuestras investigaciones. Para una labor cuyos beneficios para la sociedad resultan cada vez más intangibles y difíciles de sostener, llegar a la presentación del libro es un arribo, una estación de llegada, un fin de ciclo, que por fin hace tangible el supuesto de que de verdad hacemos algo, “producimos”.


Pero no todas las presentaciones son iguales. No en todas puede verse que, además de los familiares y los amigos (que, como dice el periodista y escritor Diego Petersen, se conoce que lo son precisamente en estos eventos), hay un público interesado en conocer de lo que se habla. Y entre el público de esa presentación se encontraban mujeres que son o han sido monjas.


Algunas eran las entrevistadas que, ruborosas y enfundadas en sus hábitos que cada vez más me parecen hiyabs occidentales, presenciaron cómo sus trayectorias personales eran reconocidas como dignas de ser escritas, cómo se convertían en protagonistas de una historia que siempre las ha invisibilizado: la historia de la iglesia a la cual sirven. La autora acuñó una frase genial para hablar de esta paradoja: las vemos por todas partes, pero son invisibles. En efecto, cuando uno piensa en, por ejemplo “el rumbo actual de la iglesia…” no piensa ni en el futuro del colegio de monjas de la esquina, ni en las maravillas que perfuman la cocina del obispo, ni en las preocupaciones de la eficiente secretaria del encargado de pastoral. Uno piensa en cosas más “importantes”. Así que poner la mirada en lo que no se ve, es el primer acierto sociológico de mi querida colega y su valiente línea de investigación.


A reserva de leer el libro enterito, lo que más me sorprendió en esa velada, fue que esas mujeres de vocación religiosa tomaran la palabra. Una la tomó para decir que, en efecto, es así cómo se sienten: presentes, sí, pero invisibles en todos los ambientes. Ella no dijo que “todos” eran tanto los ambientes religiosos como los seculares. Eso lo pensé yo. Pero el “todos” me parece que es suficientemente contundente para abarcar el mundo “mundano” y el de la iglesia misma, con lo que la paradoja de la invisibilización se vuelve más injusta aún. Otra se atrevió a hablar de cómo se estaba fortaleciendo la conciencia de las propias religiosas dentro de la iglesia, y que incluso estaba habiendo un movimiento de mujeres que estaba denunciando “pues…abusos ¿verdad? que han sucedido allá en África por parte de personas de la iglesia”. ¡Ni siquiera se atrevió a decir que se trataba de violaciones realizadas por sacerdotes! En su nerviosismo, en sus creativos eufemismos, en su énfasis en la lejanía de África, me pareció patente cómo esta mujer había atravesado la espesura de todo un habitus que la colocaba en el lugar de no-poder-decir, en el lugar de la sujeción a la autoridad moral del especialista religioso varón, para poder hablar públicamente de un crimen, que a la vez es un pecado, cometido por sus superiores.


Salido de cualquier otra boca, en cualquier otro ambiente, ésta hubiera sido una conversación sobre noticias actuales completamente normal, como si fuera una extensión temática del #MeToo, digamos. Pero en su caso, se trata de palabras que nacen después de una travesía larga y silenciosa, de trabajo interno personal, para lograr recuperar lo que para otras y otros es el simple derecho a decir.


Ya para terminar la presentación, una monja muy jovencita pidió la palabra también. Dijo no haber leído el libro aún, pero que quería agradecerle a la autora que se hubiera “volteado a ver lo que no brilla”. No brilla, pero sí está. Bueno, eso tampoco lo dijo. Lo pensé yo. Pero sus palabras me parecieron suficientemente contundentes.


Yo también te agradezco, Maru.

Especialistas
Conoce a los especialistas en el estudio del fenómeno religioso que escriben en el blog del #LOFRSC 
Ciclos
Encuentra todas las conferencias de nuestros ciclos anuales y los diálogos sobre novedades editoriales desde el 2016
Blog
¡Cada semana encuentra nuevas entradas de especialistas invitados! 
Comenta y comparte en tus redes sociales
Invitaciones
Encuentra invitaciones y convocatorias sobre los estudios del fenómeno religioso y ¡envíanos la tuya para publicarla!

#LOFRSC

  • Facebook
  • Twitter
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon