La conspiración, la pandemia y el mundo de vida

Me cuentan que un helicóptero sobre la Ciudad de México ha comenzado a "esparcir" el coronavirus sobre sus habitantes. Por eso el incremento de la epidemia en la capital mexicana, por eso los miles de contagios y el trágico número de personas fallecidas. Escucho con asombro la narrativa, mientras me pregunto, ¿cómo puede asimilarse y reproducirse el argumento conspiracionista, a pesar de la inmensa cantidad de datos que se producen en la era de la información? Touché, la pregunta contiene un poco de respuesta.


Del otro lado del mundo, cientos de alemanes se congregan en la plaza de Alexanderplatz para protestar contras las medidas de cuarentena. A los negacionistas se les escucha gritar: “No tenemos miedo de ningún virus, tenemos miedo de la dictadura del gobierno”. ¿Cuál es la tendencia política de los concentrados? Una mezcla variopinta de ultraderechistas, militantes de las teorías de la conspiración y ciudadanos descontentos, afirma un periódico internacional. Entre la muchedumbre, no falta el sujeto que vocifera: “el nacionalsocialismo sigue gobernando. ¡Alemania es un país ocupado!”.


A los individuos contemporáneos parecen faltarnos elementos explicativos en torno a los grandilocuentes saltos de la narrativa del mundo de vida: la pandemia, la crisis económica, la tercera guerra mundial, el calentamiento global, la invasión alienígena… Y sígale sumando, estimado lector. Estos agentes para desenmarañar la trama de la experiencia, tienen una resonancia todavía más amplia si hacen referencia a mecanismos estructurales que escapan del control de los individuos: una especie de deus ex machina que, si bien no resuelve los enredos de la narración, justifica la sensación de impotencia frente a un contexto de riesgo inminente.


A través del humor, en las redes sociales los usuarios han comenzado a compartir el contraste entre los planes que realizaron y el lapsus del año 2020, como otorgando animismo al extracto del tiempo. La antítesis consiste en un par de imágenes: la primera representa una perspectiva optimista del mundo de vida, mientras que la segunda se confronta con los factores de un desenlace dramático: la Revolución Francesa, la muerte de algún personaje histórico o ficticio, una derrota épica o el accidente del Titanic, etc.

Mis planes / 2020. Fuente: Twitter.

El método fenomenológico expone que la conciencia de lo cotidiano consiste en la tipificación de la realidad, siempre y cuando esta se corrobore con imágenes de poca variabilidad: despertar, bañarse, salir al espacio público, estudiar o trabajar, tomar un café con los amigos, charlar con la pareja, regresar a casa, mirar una serie en Netflix y dormir; como relojes a los que se les ha dado cuerda y se repiten sin motivo con variaciones apenas mínimas, dice Schopenhauer. Esta aparente regularidad de la experiencia permite suspender las preguntas sobre el mundo (epojé), sin embargo, en un contexto de grandes saltos del sentido común, cabe preguntarse nuevamente acerca de la fuente del diseño o, mejor dicho, las razones del caos de la experiencia contemporánea.


Desde un punto de vista analítico, no es importante tomar por cierto o por falso el argumento para justificar el estado de lo cotidiano, sino, más bien, tomar el pulso y el sentido de las narrativas: dioses, extraterrestres, elites conspiracionistas del nuevo orden mundial, etc. Los nuevos marcos de sentido que se generen a partir de las descolocaciones actuales de la experiencia de un mundo globalizado pueden ser un buen principio para cuestionar la legitimidad de ciertos órdenes y la necesidad imperante de otra forma de relacionarnos como individuos, como sociedades y como componentes de un ecosistema que reacciona a los cambios en nuestro estilo de vida y de consumo.

Por lo pronto, las calles semivacías de varias metrópolis del mundo han sido tomadas por ciervos, jabalíes, vacas, cabras, pumas y demás animales que vivían escondidos por nuestra huella contaminante. Todavía no he escuchado ninguna supuesta teoría de la conspiración animal frente a nuestra especie, pero puedo estar equivocado.


0 vistas
Especialistas
Conoce a los especialistas en el estudio del fenómeno religioso que escriben en el blog del #LOFRSC 
Ciclos
Encuentra todas las conferencias de nuestros ciclos anuales y los diálogos sobre novedades editoriales desde el 2016
Blog
¡Cada semana encuentra nuevas entradas de especialistas invitados! 
Comenta y comparte en tus redes sociales
Invitaciones
Encuentra invitaciones y convocatorias sobre los estudios del fenómeno religioso y ¡envíanos la tuya para publicarla!

#LOFRSC

  • Facebook
  • Twitter
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon