La producción de la imagen del feminismo y la diversidad sexual como amenazas






Las organizaciones de perspectiva judeocristiana que se oponen al feminismo, los derechos sexuales y la diversidad sexual han trabajado fuertemente durante los años recientes para producir una imagen social negativa del feminismo. Tanto jerarcas de la Iglesia católica como pastores evangélicos y organizaciones que comparten su perspectiva han hecho aparición en medios para colocar a estos movimientos en la categoría de amenaza; a veces parten de simples suposiciones basadas en falsas creencias, otras aprovechan ciertas acciones de los movimientos para darles un sentido que no tienen. En sus declaraciones, podemos observar un uso de los miedos de la sociedad: tanto del miedo al “castigo divino”, como del miedo a la pérdida del orden social de género y sexualidad, y también del miedo a las enfermedades en este momento de pandemia. A continuación revisaré algunos mensajes difundidos en medios de comunicación por personajes con perspectiva judeocristiana conservadora; actores de antimovimientos que se oponen a la diversidad sexual, los derechos sexuales y el feminismo. Después describiré lo que observé en la marcha de mujeres contra la violencia de género en Guadalajara, donde pude observar de cerca algunos efectos de los discursos antigénero.


Actores religiosos conservadores

Uno de los posicionamientos antifeministas más relevantes a fines de 2019 fue protagonizado por el sacerdote católico Hugo Valdemar, quien convocó a creyentes a que protegieran los templos. Esta acción la hizo bajo el argumento de que muchas mujeres habían tratado de “profanar” templos durante la marcha del 28 de septiembre, en la cual hicieron grafitis en monumentos como el ángel de la Independencia y, según afirmó, trataron de hacer lo mismo en templos; el sacerdote declaró: “los católicos no somos cobardes ni traidores a Jesús, estamos dispuestos a derramar nuestra sangre como los valientes cristeros que dieron su vida al grito de ¡Viva Cristo Rey!”[1]. Este tipo de declaraciones fomenta la visión de que las feministas son una amenaza para la sociedad y para las religiones; se produce su imagen como enemigas y moviliza creyentes en su contra. A pesar de que la Diócesis Primada de México se deslindó de sus declaraciones, éstas tuvieron como efecto el que grupos de creyentes formaran redes afuera de algunos templos para enfrentar a las feministas; además, el argumento se utilizó para expresar una consigna muy famosa de la guerra cristera: “viva Cristo Rey” significaba estar de dispuesto a dar o quitar la vida en nombre de su religión. Estas declaraciones son una invitación a la confrontación y podrían tener consecuencias violentas; de hecho, el 25 de noviembre pude presenciar el enfrentamiento discursivo entre creyentes que “protegían” el Templo Expiatorio de Guadalajara y las feministas que concluyeron la marcha contra la violencia hacia las mujeres; misma que narraré más adelante en este texto.


Otro posicionamiento antifeminista relevante fue protagonizado por el Cardenal emérito de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, previo a las marchas del 8 de marzo y el paro nacional de mujeres del 9 de marzo del presente año. Este hombre difundió un video en el que sostuvo que la demanda de que se elimine la violencia contra las mujeres no era legítima, argumentado que “el 88% de los casos de asesinato son varones”; además declaró que las convocantes son “organizadas y pagadas desde fuera” y que la finalidad no era promover los derechos y dignidad de las mujeres sino “ganar fuerza política… (para) abrirle camino al aborto”[2]. Estas declaraciones desestiman la demanda feminista en materia de violencia contra las mujeres y utilizan la sacralización de “la vida desde la concepción” para producir una imaginario de las feministas como peligrosas y enemigas de la sociedad. Además, el mensaje de que hubiera una conspiración internacional toca el miedo social a tener una invasión extranjera y no puedo evitar comparar su oposición al feminismo con el rechazo que diversos actores católicos han tenido hacia el comunismo desde los años de la guerra cristera, donde se alude a una especia de amenaza de intervención extranjera que supuestamente podría dañar a la sociedad. Estos discursos tienen efectos negativos; a pesar de que no hubo eco por parte de otros personajes de la jerarquía católica, si hubo actores que se movilizaron contra las feministas. Un grupo de jóvenes católicos se confrontó de forma agresiva contra feministas durante la marcha del 8 de marzo; eran parte de un colectivo que formaba una valla afuera de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, con el argumento de que querían protegerla de daños que supuestamente las feministas harían al inmueble[3]. Aunque el grupo agresor fue detenido y acusado por delito de discriminación, ya está presente una lucha cuerpo a cuerpo, en la que el gobierno no logra responsabilizar a los actores conservadores de la jerarquía católica que incitan a estas acciones a través de sus discursos y que incluso podrían estar involucrados en su organización.


Un tercer posicionamiento lo hemos visto recientemente en estos momentos de pandemia por coronavirus. Algunos jerarcas religiosos reviven las antiguas creencias de que las enfermedades y catástrofes son “castigos divinos” por transgredir un orden social sacralizado. En el ámbito de la sexualidad, esa postura era frecuente ante el VIH durante los años ochenta y noventa, pues proliferaron declaraciones de actores religiosos conservadores que aseguraban que la infección era un “castigo de Dios” contra quienes hubieran tenido prácticas sexuales que salen del orden sexual basado en la heterosexualidad obligatoria, el binarismo sexual y la represión del deseo. Sobre los posicionamientos ante la actual pandemia de COVID-19 citaré primero a Alfonso Durán, presidente de la comunidad evangélica de Campeche; este sujeto afirmó que la pandemia de enfermedad por coronavirus “es la voz de Dios ante la homosexualidad desenfrenada” y “matrimonios… que rompen con el principio divino para la familia”[4]. Por otro lado, Ramón Castro, obispo católico de la Diócesis de Cuernavaca, declaró que la pandemia “es un alto que Dios está poniendo por querer jugar a ser como él, al permitir el aborto, la eutanasia y la diversidad sexual”[5]. Una respuesta nociva que se ha presentado ante las epidemias ha sido considerar que se producen por sujetos sociales que son vistos como “los otros”, esa visión de otredad podría tocar el miedo social al contagio y motivar actos de violencia y discriminación, como las agresiones que se están teniendo contra personal médico en la vía pública, y como los que se han dado hacia personas con VIH desde los años los ochenta. Afortunadamente no hemos visto eco de estas declaraciones ni acciones violentas como las generadas por las declaraciones antifeministas que analizamos anteriormente; sin embargo, podrían generar estigamtización y actos discriminatorios por parte de creyentes que tomen sus declaraciones como verdaderas.


Enfrentamiento de actores en la marcha feminista del 25 de noviembre

El Templo Expiatorio es una construcción especial porque su arquitectura es muy atractiva y está en un punto bastante céntrico de Guadalajara. Su ubicación representa la dicotomía entre tradición y modernidad que caracteriza nuestra cultura, ya que su parte posterior queda exactamente frente al antiguo edificio de la Universidad de Guadalajara, hoy Museo de las Artes; refleja las contradicciones de esta ciudad, que fue una sede importante de la Guerra Cristera y en la que los sectores conservadores han logrado tener cierto poder sobre el quehacer del Estado, pero también donde ha habido importantes movilizaciones de colectivos feministas, de diversidad sexual y de derechos sexuales. Es un sitio culturalmente contradictorio, pues es una zona donde transitan tanto las comunidades religiosas como las de la diversidad sexual.


El 25 de noviembre pasé por el Expiatorio las 7:00 de la tarde y me llamó la atención que estaba rodeado por personas tomadas de la mano; pensé que era un ritual de alguna festividad católica, de las que frecuentemente realizan en la explanada del templo. A las 7:45 se escucharon sonidos intensos de tambores y gritos de consignas; las feministas llegaban a la explanada del edificio antiguo de la universidad y quedaban frente al grupo de personas católicas que formaban una valla para proteger el templo de una supuesta amenaza de vandalismo feminista. Las y los católicos rodeaban el templo y rezaban un rosario; se escuchaba rezar un padre nuestro, se exponían algunas mantas con la imagen de la Virgen de Guadalupe, había algunos estandartes con cruces y un par de mantas con imagen de feto que decían “sí a la vida”. Llamó mi atención que sólo había hombres dirigiendo la oración, las mujeres se limitaban a seguir las oraciones y algunas llevaban pañoletas azules como muestra de oposición al aborto. En algún momento entonaron cánticos guiados por varones; me parecían similares al himno nacional mexicano. Después escuché que gritaron “viva Cristo Rey” y tuve la impresión de que se trataba de un canto de guerra.


Las feministas se colocaron a un costado del edificio antiguo de la Universidad. Llevaban mantas que denunciaban casos de feminicidio. Ellas se movían al ritmo de tambores y muchas portaban pañoletas verdes, algunas llevaban el rostro cubierto. Cuando me acerqué me di cuenta de su fuerza y la sinergia con que se movían y se apropiaban de su cuerpo mientras gritaban la consigna “ni de la Iglesia, ni del gobierno, ni del marido, ni del patrón; mi cuerpo es mío y sólo mío, y sólo mía es la decisión”. Cuando miré algunos de sus rostros, me percaté que se sentían vulneradas por mi presencia, pues era un varón en su espacio y no sabían si estaba de su lado o del de sus opositores. Después de unos minutos, sus consignas fueron dirigidas a las mujeres de la acera de enfrente y les decían “hermana, escucha, esta también es tu lucha”. Posteriormente decidieron dar la espalda a los grupos conservadores, algunas con gestos confrontativos, una de ellas les mostró sus mamas antes de retirarse.


Esta escena no llegó a las agresiones físicas, como sucedió en la marcha del 8 de marzo afuera de la Catedral de la Ciudad de México; pero me pareció un reflejo del enfrentamiento cultural que vivimos, y me permitió ver que la convocatoria del sacerdote Hugo Valdemar tuvo eco y fue atendida por personas que se creyeron que el movimiento feminista es su enemigo. Estas confrontaciones seguramente seguirán, pues se trata de un conflicto que no está resuelto y es importante prepararnos para manejar situaciones de violencia, pues pueden detonar en una lucha cuerpo a cuerpo donde se disputan la legitimidad de los discursos. Esta escena encarna un conflicto central de nuestra cultura: por un lado estaban quienes denuncian una supuesta “ideología de género”, defienden “la vida desde la concepción” y promueven al restricción del deseo; por el otro estaban quienes defienden el derecho a decidir, el respeto a las diferencias y exigen el fin de la violencia machista.

[1] https://www.proceso.com.mx/608075/hugo-valdemar-llama-a-catolicos-a-defender-su-fe-y-templos-durante-marcha-feminista [2] https://www.facebook.com/1224380374371744/videos/496224631061129/?v=496224631061129 [3] https://mvsnoticias.com/noticias/seguridad-y-justicia/llevan-a-prision-a-laicos-catolicos-acusados-de-discriminacion-contra-feministas/ [4] https://www.facebook.com/telemarcampeche/videos/214061529681212/?v=214061529681212 [5] https://elfinanciero.com.mx/nacional/pandemia-del-covid-19-es-un-grito-de-dios-por-temas-como-aborto-eutanasia-y-diversidad-sexual-obispo-de-cuernavaca?fbclid=IwAR3_5VKjGIG2xdaFNqTNg2FZUbuw5RaSJd98QMGrXU_tpIBDFPoBlGLrDUQ

340 vistas
Especialistas
Conoce a los especialistas en el estudio del fenómeno religioso que escriben en el blog del #LOFRSC 
Ciclos
Encuentra todas las conferencias de nuestros ciclos anuales y los diálogos sobre novedades editoriales desde el 2016
Blog
¡Cada semana encuentra nuevas entradas de especialistas invitados! 
Comenta y comparte en tus redes sociales
Invitaciones
Encuentra invitaciones y convocatorias sobre los estudios del fenómeno religioso y ¡envíanos la tuya para publicarla!

#LOFRSC

  • Facebook
  • Twitter
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon