Papa Francisco, ¿el papa LGBT+?

En el mes de septiembre, el papa Francisco expresó, a través del documental “Francesco” presentado en el Festival de Roma, una declaración que causó una discusión intensa en las últimas semanas: “Los homosexuales tienen derecho a estar en una familia. Son hijos de Dios y tienen derecho a una familia. Lo que tenemos que hacer es crear una ley de uniones civiles. Así están cubiertos legalmente. Yo apoyé eso”.


¿Podría significar esto un cambio en la doxa católica con dirección al reconocimiento y la inclusión de la diversidad sexual?



El religioso argentino fue nombrado papa en el año 2013, con la esperanza de traer nuevos vientos a la Iglesia Católica y, por supuesto, nuevos feligreses. América Latina representa actualmente la región con más católicos en el mundo (alrededor de 40 % de ellos), por lo que el ascenso de un líder latinoamericano no significó una sorpresa. Sin embargo, diversos reportes han retratado la pérdida continua de creyentes católicos en los últimos años: en 1995 el 80 % de la población en la región se identificó como católica; en 2013 –año del ascenso de Francisco– solo 67 %; mientras que en 2017 decreció hasta 59 %. Los países latinoamericanos, aún bajo la mayoría católica, también muestran en la actualidad la emergencia de otros cristianismos, como el Protestante y el Pentecostal, así como un porcentaje importante de personas sin religión.


Católicos en América Latina y Chile 1995-2017

En la lógica del control de la deserción, algunas voces críticas han observado en el llamamiento de Francisco para considerar “hijos de Dios” a la comunidad homosexual, una estrategia de contención frente a un campo religioso global cada vez más plural y desregulado; mientras que la ortodoxia se ha encargado de censurar las “malinterpretaciones” y malintencionadas “ediciones” de la entrevista del papa para asegurar que el religioso no dijo lo que dijo o, mejor dicho, que quiso decir otra cosa con lo que dijo. Cualquiera que sea el caso, parece importante preguntarnos la relevancia del mensaje papal para la comunidad LGBT+, ¿cómo se percibe la inclusión en la Iglesia Católica antes y después del mensaje atribuido al jerarca vaticano?


La investigación cualitativa exhibe que el tema de la sexualidad es una de las variables fundamentales cuando las personas deciden alejarse de la práctica regular y de la afiliación religiosa. De acuerdo con nuestras observaciones, la tensión emerge cuando la experiencia mundana se confronta con los dogmas religiosos, enfrentando a la persona creyente con la decisión de seguir las prescripciones normativas dentro de la iglesia u optar por la conciencia individual fuera de la religión. En una entrevista realizada en 2014 con un profesionista sin religión, se presenta esta disyuntiva:

“Cuando entré en conflicto dije, –tengo dos opciones... o bien modifico mi comportamiento para armonizarlo con la normatividad [religiosa] o me deshago de la normatividad por completo–. No la modifico porque no es mi potestad, yo no puedo decir –ah bueno, de ahora en adelante ya se puede el sexo premarital en mi Iglesia– ... Entonces ¿lo sigo suscribiendo o ya no? Y entonces pensé, creo que ya no” (36 años. CDMX, julio de 2014).


La percepción de tensión-exclusión se incrementa cuando se declara una preferencia homosexual dentro de una comunidad religiosa que la califica fuera de la normatividad. Durante nuestra investigación, es interesante mencionar el caso de un joven que había decidido ordenarse en una comunidad monástica, pero que, al reconocer su preferencia sexual dentro de su seminario religioso, comenzó a percibirse excluido hasta su deserción, especialmente a partir de una mandato iniciado desde la jerarquía vaticana:


“Para mí, en ese momento, el tema de la sexualidad era muy tormentoso, no porque yo me sintiera culpable, sino porque no me convenía que la Iglesia me tachara de alguna forma por algo que yo creía que constituía el ser la parte de mi identidad… para esto, creo que Benedicto XVI llevaba como tres años, el chisque es que sacó un motu proprio que decía que prohibiendo la entrada al seminario… el documento decía algo asó como quien tuviera una arraigada identidad homosexual o que estuviera muy ligada a los ambientes homosexuales… a mí eso me pegó muchísimo” (26 años. CDMX, agosto de 2013).


Sin duda, este par de fragmentos biográficos pueden ayudarnos a entender el impacto que tienen las declaraciones de líderes religiosos en apoyo o exclusión de la diversidad sexual, así como de grupos y minorías sociales. En uno de sus últimos tuits, en la red social donde el papa Francisco acumula millones de seguidores, el máximo líder católico ha escrito “Jesús nos interpela a dejar de lado toda diferencia y, ante el sufrimiento, volvernos cercanos a cualquiera. #FratelliTutti”. Esta declaración, sin embargo, contrasta, con una entrevista previa donde aseguró que “a los niños homosexuales había que llevarlos al psiquiatra”.


Es muy probable que el cambio de actitud este asociado con la pérdida de consumidores espirituales, siguiendo la metáfora del mercado religioso –las ilustraciones presentadas aquí así lo exponen–, a pesar de ello, lo que tenemos que analizar es la trascendencia del mensaje para creyentes y no creyentes, en un mundo que presencia (cada vez con más ánimos) una oleada conservadora y reaccionaria con tendencias fascistas innegables.


26 vistas
Especialistas
Conoce a los especialistas en el estudio del fenómeno religioso que escriben en el blog del #LOFRSC 
Ciclos
Encuentra todas las conferencias de nuestros ciclos anuales y los diálogos sobre novedades editoriales desde el 2016
Blog
¡Cada semana encuentra nuevas entradas de especialistas invitados! 
Comenta y comparte en tus redes sociales
Invitaciones
Encuentra invitaciones y convocatorias sobre los estudios del fenómeno religioso y ¡envíanos la tuya para publicarla!

#LOFRSC

  • Facebook
  • Twitter
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Facebook Icon